Saltar al contenido
🥇Todo sobre Reductores de Cicatrices | Parches Cicatrizantes

¿Cómo funcionan los Parches Reductores de Cicatrices?

¿Deseas saber cómo funcionan los parches para cicatrices? Aquí te explico todo sobre los parches cicatrizantes: ideales para disminuir, prevenir y hasta eliminar cicatrices ✅

Lesiones, caídas, enfermedades, cirugía… ¿Quién no tiene una cicatriz en su cuerpo? Dependiendo de determinados factores, la curación será más o menos exitosa. A menudo aparecerán cicatrices, la buena noticia es que estas pueden ser minimizadas gracias a los parches reductores de cicatrices.

No podemos evitar que el cuerpo reaccione de manera natural ante diferentes dolencias. Las cicatrices son la respuesta orgánica y efectiva para la curación, su aparición es necesaria.

Sin embargo, con los parches cicatrizantes es posible reducir y disminuir progresivamente las cicatrices.

Pero, comencemos por el principio, veamos en qué consiste el proceso de cicatrización para un mejor entendimiento sobre lo que son y cómo actúan los parches reductores de cicatrices.

¿Para qué tipo de cicatrices sirven estos parches cicatrizantes?

Los apósitos reductores de cicatrices sirven para una grandísima variedad de heridas. Descubre más sobre los diferentes tipos de uso de lo parches cicatrizantes en los siguientes artículos:

Los parches cicatrizantes y las cicatrices de operaciones quirúrgicas

¿Qué es la cicatrización?

Cuando nos dañamos en la piel, nuestro cuerpo tiene sus propias soluciones curativas. Durante estos procesos curativos puede surgir la cicatriz.

No todas las cicatrices son iguales, por lo general, cuando mayor sea el proceso de curación y cicatrización, la cicatriz resultante poseerá un tipo de gravedad mayor o menor.

Nombrado el concepto de cicatrización, podemos definirlo como la fase, dentro del proceso de curación, en el que el cuerpo produce una gran cantidad de colágeno alrededor de una herida con el fin de cerrarla.

Los procesos de cicatrización pueden dividirse en las siguientes fases:

  • Inflamación. En esta primera fase, el cuerpo tiende a aislar el tejido dañado, la sangre vinculada a la herida se coagula formando la pertinente costra. Además se desarrolla una tarea de limpieza para preparar la herida para la siguiente fase.
  • Proliferación. Llega el turno de los fibroblastos (tipo celular del tejido conectivo). Células ricas en colágeno y elastina, capaces de desarrollar y potenciar la creación de la llamada matriz extracelular. Comienza la formación de nuevos tejidos y vasos sanguíneos.
  • Epitelización. Fase pura y dura de reconstrucción. Destaca el “trabajo” de los queratinocitos, los cuales forman parte importante de la epidermis. Es aquí donde la cicatriz se cierra.
  • Remodelación. Última fase del proceso de cicatrización, una vez renovada y remodelada la piel, la cicatriz comienza a desarrollar su aspecto final.

Llegados a este punto, es importante comentar que el estado final de la cicatriz responderá a diferentes factores (la obesidad, el tabaquismo, la diabetes, las deficiencias de vitaminas y minerales, el grado de infección de la herida…), siendo el factor genético muy decisivo.

¡Tenemos las cicatrices! ¿Y ahora qué? El siguiente reto y objetivo es minimizar su apariencia y visibilidad ¿Cómo? Los parches cicatrizantes tienen la respuesta.

¿Qué son los parches cicatrizantes?

Aquí encontrarás todos los detalles sobre cómo funcionan los parches cicatrizantes

Los parches cicatrizantes son un producto capaz de disminuir y reducir la apariencia de las cicatrices.

Son apósitos clínicamente desarrollados y probados para una correcta y natural adaptación a las diferentes zonas del cuerpo.

Estos apósitos para cicatrices, en su mayoría, son transparentes. Esta es una cualidad muy valorada pues estimula positivamente su aplicación en zonas visibles como en las manos, cara o cuello.

Como hemos mencionado con anterioridad, estos parches se adaptan perfectamente a todo tipo de pieles. Esto es posible gracias al material en el que están desarrollados.

Un gran porcentaje de los parches para cicatrices están compuestos por gel de silicona más politetrafluoretileno (PTFE –Teflón).

La parte adhesiva siempre viene combinado con poliuretano más una base acrílica de suave adherencia.

Por último, es importante mencionar que los parches cicatrizantes son totalmente transpirables y resistentes al agua, factores clave para ayudar a la regeneración y mejor acondicionamiento de la piel.

¿Cómo funcionan los parches cicatrizantes?

El modo de empleo de los parches para cicatrizantes no es nada complejo, es similar a las tradicionales tiritas.

Simplemente se trata de aplicar y pegar el parche a lo largo de la cicatriz, procurando dejar bien fijado el parche a lo largo de toda su extensión.

Especial cuidado se ha de tener en la parte inicial y final así como las posibles esquinas que puedan observarse en la forma final del apósito.

Los parches reductores de cicatrices pueden cortarse, adaptando su tamaño al de la cicatriz a cubrir. Un buen ejemplo de ello es el uso de pequeños trozos de parche cicatrizante en zonas de la cara.

Una vez aplicado el parche de manera óptima, la sensación ha de ser muy natural como si de una segunda piel se tratase. No debe producir tensión, dolor o algún otro tipo de síntoma molesto en la cicatriz.

Así pues, llega el momento de la acción para el parche. Puede decirse que encapsula la zona cubierta en un contexto óptimo para la mejora de la cicatriz ¿Cómo? Controlando el volumen de hidratación además de elevar la temperatura del área a tratar.

Estas condiciones son extremadamente eficaces para potenciar la regeneración natural de la piel y con ello la disminución de la apariencia y visibilidad de la cicatriz.

Especialmente interesante, su positivo resultado en las cicatrices de tipo queloides, donde la disminución del crecimiento excesivo de tejido cicatricial es más que evidente.

¿Es de efecto inmediato? La respuesta es no, de otro modo estaríamos atentando contra la verdad.

La eficacia de los parches cicatrizantes es apreciable aproximadamente a las 3 o 4 semanas de aplicación diaria (al menos 12 horas). A las 8 semanas los resultados serán mucho más evidentes en la cicatriz, mostrándose mucho más suave, plana y de un color mucho más natural.

La eficacia de los parches cicatrizantes está íntimamente ligada al óptimo uso que se haga de ellos. No se pueden utilizar en heridas abiertas, cicatrices sin cerrar, etc… Las cicatrices han de estar totalmente curadas y cerradas.

En el caso que la aplicación produzca rojez, picor u otro tipo de dolencia se debe de dejar de aplicar.

Los parches cicatrizantes son uno de los mejores recursos para disminuir las marcas que dejan las cicatrices, de manera natural y sin efecto secundarios ¿A qué esperas para utilizarlas?


guía mejores parches cicatrizantes en España
guía mejores parches cicatrizantes en México
guía mejores parches cicatrizantes en Estados Unidos
guía mejores parches cicatrizantes en Colombia