Saltar al contenido
🥇Todo sobre Reductores de Cicatrices | Parches Cicatrizantes

¿Qué son los queloides y cómo se pueden tratar?

El cuerpo humano es un sistema complejo y perfecto capaz de realizar tareas asombrosas para cuidarse. Entre estas tareas, la cicatrización es uno de los procesos y armas de defensa de nuestro organismo vital para curar heridas, el origen de los repudiados queloides.

La cicatrización procede de manera organizada y ordenada siguiendo cuatro procesos: hemostasia, inflamación, proliferación y maduración. De este modo, el tejido fibroso llamado tejido cicatricial cubre la herida para reparar y proteger la lesión.

En muchas ocasiones, el estado de la cicatrización se vuelve más molesto al crecer más tejido cicatricial adicional formando un tipo de cicatrices llamadas queloides.

Aunque los queloides no son perjudiciales para la salud, pueden crear problemas estéticos. La búsqueda de un tratamiento para la cicatriz queloide es uno de los deseos de muchas personas que sufren estas marcas en su piel.

¿Tienes queloides? ¿Deseas minimizar la apariencia de este tipo de cicatrices? ¿Existe algún producto capaz de eliminar de forma visible los queloides? En este artículo, vamos a darte respuesta y toda la información necesaria para conocer y tratar estas cicatrices ¡Sigue leyendo!

imagen de una mano con cicatriz queloide por reducir

¿Qué son las queloides y por qué se forman?

Como hemos comentado anteriormente, los queloides son un tipo de cicatriz, un intento natural y saludable para reparar las lesiones de la piel.

Pero los queloides tienen la cualidad singular de elaborarse en base  a un excesivo crecimiento cicatricial más allá de la zona de la herida. Se caracterizan por gruesos y grandes paquetes de colágeno desorganizado. La mucina se deposita focalmente en la dermis y la porción de ácido hialurónico se limita a la capa espesa, granular de la epidermis

Los queloides crecen lentamente durante varios meses y, a diferencia de otros tipos de cicatrices como las hipertróficas, crecen más allá de los límites del lugar donde ocurrió el trauma original de la piel.

Se caracterizan por poseer una forma gruesa de color marrón o rosado y pueden adoptar diferentes formas predominando una formación lineal.

Cubren la herida en su totalidad y se dispersan más allá de la lesión. Como consecuencia, su visibilidad y molestia es más que evidente, siendo uno de las cuestiones que más preocupan a las personas que sufren este tipo de cicatrices.

Pero… ¿Por qué se forman los queloides?

Realmente, no hay una sola corriente científica o médica de opinión sobre cómo se forman las cicatrices queloides.

Parece ser que uno de los factores más incisivos en el desarrollo de estas cicatrices está derivado de un componente genético: por ejemplo, en el caso de tener un pariente de primer grado con queloides es probable que se sufra el mismo tipo de cicatrización.

También, para muchos otros expertos en la piel, la formación de una queloide, es una clara señal de que algo está en desequilibrio, concretamente, en la regeneración y reparación de tejidos.

En este sentido, se ha observado una elevada y prolongada producción de melanocitos que estimulan la hormona y el colágeno en la piel, así como los efectos del estrés sobre las hormonas y la inflamación prolongada en el sitio de la lesión, podrían contribuir a la formación de queloides.

La cicatriz queloide invade la piel normal circundante y generalmente es peor en áreas donde la piel está bajo tensión o es más gruesa.

Las personas más jóvenes de entre 10 y 30 años tienen más probabilidades de desarrollar esta cicatriz. También se ha estudiado que las personas de piel oscura y personas con grupo sanguíneo A son más susceptibles a la formación de queloides.

Aun así, no se sabe a ciencia cierta cuál es el denominador común para que aparezcan las cicatrizaciones del tipo queloides.

Las causas más comunes para la aparición de cicatrices queloides son:

  • Acné
  • Quemaduras
  • Varicela
  • Queloides por Piercing (perforaciones de oreja)
  • Queloides por tatuaje
  • Incisiones quirúrgicas
  • Vacunas

Probablemente la mejor noticia en todo esto, es que los queloides no son afecciones graves ni dañinas, rara vez ocasionan picor o dolor. En caso de dolor, este puede ser debido a una lesión que es principalmente sensible, o por el roce del queloide.

¿Qué características tiene una cicatriz queloide?

Los queloides son fácilmente reconocibles y no hay mucha confusión sobre la piel. Su desarrollo puede ser en paralelo a la lesión o pueden formarse hasta meses o años después de la cicatriz inicial.

De un modo generalizado, podemos enumerar una serie de características que definen el tipo de cicatriz queloide:

  • Destacan por un elevado porcentaje de la piel circundante  alrededor de la herida e incluso más allá de esa zona
  • Son brillantes
  • No tienen pelo
  • Tienen un aspecto grueso  y rugoso, de aspecto duro
  • Al principio poseen un color morado o rojo, para luego más adelante alcanzar un tono más liviano o marrón

Los bordes generalmente están bien delimitados, pero pueden ser de contorno irregular o extraño. El tamaño es variable, generalmente mide menos de 2 cm, sin embargo, pueden alcanzar un diámetro de varios centímetros.

¿En qué zonas del cuerpo se forman las cicatrices queloides?

Realmente cualquier lesión que necesite cicatrizado es propensa a sufrir queloides. Estas cicatrices son más comunes en la parte superior del pecho, los hombros, la cabeza (especialmente los lóbulos de las orejas después de una perforación) y el cuello, pero, como hemos dicho antes, pueden ocurrir en cualquier lugar.

Por ello es muy frecuente localizar queloides tras la realización de un piercing, cesárea o incluso la cicatriz ocasionada por la circuncisión.

Es por esto, que los queloides son tan comunes y, por ello, encontrar tratamiento para la cicatriz queloide es una de las mayores necesidades para aquellos que las sufren.

¿Existen tratamiento para minimizar el aspecto de los queloides? La respuesta es afirmativa. Hagamos un pequeño inciso sobre las opciones que existen para procurar un aspecto más liviano de tu cicatriz queloide.

Tratamientos para la cicatriz queloide

Las cicatrices de tipo queloide pueden tratarse y disminuir su aspecto externo. Existen determinados tratamientos para cicatriz queloide.

En primer lugar podemos hablar del tratamiento de queloides de tipo médico o quirúrgico. No existe un tratamiento único y no todos responden de la misma manera.

Veamos algunos de los tratamientos para las cicatrices queloides más comunes:

Cirugía convencional

Las cicatrices queloides pueden extirparse siempre que no haya demasiada tensión en la herida postoperatoria.

Realmente no es una alternativa muy segura. Requiere de un tratamiento exquisito, pues las queloides después de ser extraídos pueden volver a ser más grandes que los originales. Los queloides regresan en más del 45% de las personas cuando se extirpan quirúrgicamente.

Inyecciones de corticosteroides

Las inyecciones en queloides con acetónido de triamcinolona u otro medicamento con corticosteroides pueden reducir el tamaño y la irritación queloide.

Suelen realizarse sesiones en intervalos de 4 a 6 semanas, tienen cierta efectividad aunque conllevan la molestia que acarrea las inyecciones.

Terapia con láser

Esta es una alternativa a la cirugía convencional para la extracción de queloides. Pero es digno destacar, que no hay pruebas convincentes de que los queloides tengan menos probabilidades de regresar después de la terapia con láser que después de una cirugía regular.

Radioterapia, criocirugía… son otros de los tratamiento que suelen enumerarse para combatir  el aspecto de los queloides.

Por Compresión

Por último, tenemos que destacar una de las tendencias en tratamientos para cicatrices y queloides: los parches reductores de cicatrices para queloides.

Los parches cicatrizantes para queloides son apósitos diseñados para mejorar y optimizar el proceso de cicatrización de las heridas.

Un tratamiento natural y sencillo que ayuda a minimizar la apariencia de los queloides. Funciona como una tirita, bien dispuesto a lo largo de la cicatriz favorecerá el equilibrio de la humedad creando un contexto natural y efectivo para una mejor regeneración de la piel cicatrizada, facilitando la disposición de las fibras de colágeno.

Los apósitos reductores de cicatrices están formados por una parte externa de poliuretano o silicona de carácter flexible y poroso. Y una parte interna de suave adhesivo que se adapta perfectamente a cualquier rincón de la piel.

Son ideales tanto para tratar cicatrices queloides como para prevenir su aparición en otro tipo de cicatrices. No se aplica en heridas todavía abiertas ni sin curar.

Además son totalmente seguros y muy efectivas en comparación a los otros tipos de tratamiento para queloide comentados anteriormente.

Estos apósitos cicatrizantes para queloides se han convertido en una alternativa prioritaria para seguir el tratamiento de regeneración y recuperación de las heridas.

Los tratamientos puede reducir el tamaño de los queloides. Minimizar los síntomas de dolor y picazón. A veces, el tratamiento elimina un queloide. Pero, incluso después de un tratamiento exitoso, algunos queloides regresan.

Por ello siempre es aconsejable acudir a un especialista dermatólogo capaz de diagnosticar  de forma precisa el estado de la cicatriz y proceder a optimizar los tratamientos y los pasos para alcanzar los resultados deseados.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

Hola!
Esta muy interesante tu artículo, encontré el link en youtube. Hoy… o ayer tuve mi primera infiltración de 6 que me propuso mi medico, pero mi queloide es interno y es de una circuncisión con el chinesse ring, osea no es regular, los puyones de la jeringuilla son terribles pero nada que no se aguante, el dr. Me dijo que por tener casi un año(en agosto 30), puede que mis resultados solo alcancen un 20% pero tengo fe en que sera mejor… la pregunta que tengo para ti es, si se suaviza el queloide, se podra endurecer de nuevo con el tiempo?? Y una segunda pregunta es, que sabes de queloides internos?? No encuentro nada que hable de eso en la web…

Muchas gracias

Responder

Estimado Alex, muchas gracias por tu comentario y me alegra que el artículo te haya parecido interesante.

Sin embargo, es obvio que existe una gran variedad y casuísticas para los queloides así que no dudo que este artículo lo seguiré ampliando conforme vaya aprendiendo más sobre el tema.

A lo que a tus preguntas se refiere he de decidir que dependiendo de la razón por la cual hayas sufrido este queloide puede muy bien que vuelva a aparecer al cabo de cierto tiempo.

Sobre los queloides internos no me siento actualmente preparada para darte una respuesta que resuelva tus dudas, pero investigaré sobre el tema y te daré un retorno tan pronto sepa más.

No dudes Alex en preguntarle a tú médico su opinión sobre la posibilidad de usar productos reductores de cicatrices tales como los parches, los geles, las cremas y los aceites.

Dicho todo esto te deseo mucha suerte y espero que resuelvas tus problemas lo más brevemente posible.

Cordialmente,

Carla

Responder