Saltar al contenido
🥇Todo sobre Reductores de Cicatrices | Parches Cicatrizantes

Parches Cicatrizantes para Aumento de Glúteos

La Gluteoplastia o Aumentos de Glúteos deja unas pocas cicatrices que se pueden eliminar con Parches Cicatrizantes. Encuentra los aquí. ✅

reducir cicatrices en los gluetos con parches cicatrizantes

La gluteoplastia es el término médico para referirnos a la operación estética de aumento de glúteos. No es algo nuevo el uso de estas técnicas para vernos mejor y moldear nuestra silueta corporal pero, ¿sabes realmente cómo se lleva a cabo esta operación, los tipos que hay y el postoperatorio que conlleva? ¿Te preocupan las cicatrices que pueda dejarte esta cirugía?

Si estás interesada en someterte a un aumento de glúteos, ahora o más adelante, y quieres tener toda la información posible para poder tomar una buena decisión, en este post te contamos todo lo que necesitas saber sobre el aumento de glúteos y la curación de sus cicatrices. ¡Vamos a ello!

Tipos de gluteoplastias

En rasgos generales, podemos hablar de dos clases de gluteoplastias principales: la implantación de prótesis y el lipofilling o lipoescultura. ¿Cuál es la mejor para ti? Eso va a depender de tu cuerpo y de la figura que quieras conseguir; los médicos serán quienes te recomienden una técnica o la otra. 

La implantación de prótesis se suele usar para aumentar el volumen de los glúteos apenas desarrollados y muy poco voluminosos, por lo que no es para todos los cuerpos. 

Por su parte, el lipofilling o lipoescultura, técnica puesta muy de moda por la conocida celebrity Kim Kardashian, consiste en aumentar los glúteos gracias a la infiltración de la propia grasa de la persona en los glúteos procedente de otras partes del cuerpo. Para ello es necesario que exista un exceso de grasa en zonas donde se pueda extraer como por ejemplo en el abdomen o en la espalda, y es por eso que esta técnica tampoco es para todos los cuerpos. Con esta técnica, al contrario que con la implantación, no existe el riesgo de rechazo de las prótesis y el postoperatorio suele ser más cómodo de llevar, además de que habitualmente queda una figura más natural que con las prótesis.

Postoperatorio de las cicatrices

Como hemos comentado antes, aunque ambas técnicas conllevan un postoperatorio y por ello unos cuidados y directrices que hay que seguir, las personas que se someten a la lipoescultura normalmente pasan por un proceso mucho más fácil, llevadero y menos doloroso que las operadas con prótesis.

A pesar de eso, en ambas habrá que evitar durante un tiempo hacer sobreesfuerzos y seguir las pautas recomendadas por los médicos para una correcta y completa recuperación.

Uno de los aspectos que más preocupa a las personas que se quieren someter a este tipo de cirugías es la cicatriz que vaya a tener. Si será muy visible, fácil de curar y qué cuidados se deben seguir son algunas de las preguntas más habituales.

Las cicatrices en aumento de glúteos dependerán en gran parte del tipo de técnica al que se haya sometido la persona (además, por supuesto del trabajo del médico). La lipoescultura es la opción a elegir para quien más teme las cicatrices. Esta técnica deja unas cicatrices muy poco visibles, apenas de 3mm longitud y que cicatrizan rápido en las zonas donde se ha extraído la grasa para rellenar el glúteo.

Por su parte, en la implantación de prótesis, sí nos encontramos con una cicatriz pero queda totalmente escondida por ambos glúteos y, aunque tarda un poco más que la cicatrices pequeñas del lipofilling, con el tiempo lo más habitual es que desaparezca prácticamente por completo.

Cómo cuidar estas cicatrices

A pesar de que cicatrizan relativamente rápido, es importante cuidar las cicatrices a tiempo y con los productos adecuados para favorecer su curación y desaparición (o, si no se logra, al menos que sea lo menos visible posible).

Para ello, en Amazon encontrarás una gama muy amplia de productos destinados a cuidar todo tipo de cicatrices, desde aceites hasta cremas pasando por los parches, aunque el que más se diferencia en el mercado son los parches reductores de cicatrices con ácido hialurónico, ideales para después de una gluteoplastia.

Como en todo, la clave con estos productos es la constancia. No sirve de mucho ponerlos de vez en cuando, sino que lo ideal para que sean totalmente efectivos y puedan cumplir bien su cometido es seguir las pautas de aplicación y ser constantes para poder ver los resultados.

Estos parches suelen ser flexibles y con posibilidad de recortarlos para adaptarlos lo mejor posible a la cicatriz, por lo que, aunque veas que en el paquete vienen dos parches grandes, podrás ir recortándolos según tu necesidad y dependiendo del tamaño de tu cicatriz. Son resistentes al agua y protegen de la luz del sol, un aspecto fundamental para que las cicatrices por aumento de glúteos no se pigmenten y puedan desaparecer más fácilmente.

Este producto cuenta con una buena relación calidad precio, por lo que al comprar una caja puedes amortizar bastante: un parche puede mantenerse pegado en la piel hasta 7 días. La cantidad de los parches que vayas a necesitar va a depender del tamaño de tu cicatriz y del tiempo que le lleve a ésta regenerarse, recuerda que no todas las pieles son iguales y no se reacciona de la misma manera frente a una misma operación.

Recomendaciones

Lo que es fundamental a la hora de pensar en someterte a un aumento de glúteos es que te pongas en manos de auténticos profesionales que sepan lo que buscas y necesitas y con los que puedas obtener unos resultados satisfactorios. Debes de seguir en todo momento sus pautas para asegurar una completa recuperación.

Recuerda que, una vez la cicatriz esté curada y el médico lo habilite, es importante empezar a tratarla cuanto antes para evitar que se pigmente y facilitar que se regenere. De esta manera, además de tener unos glúteos voluminosos, no tendrás una cicatriz visible por todos y podrás disfrutar más del resultado de tu cirugía.